fbpx

PREBODA NEUS & NACHO

Amo mi trabajo. Disfruto mucho haciendo fotos a una pareja enamorada. Y parte de esa pasión que siento sale de momentos como el que viví durante el reportaje preboda de este día.Esta pareja reside en Alemania por trabajo des de hace varios años. Por lo que empezamos hablando por Instagram. Después cruzamos varios emails. Alguna que otra llamada por Skype y por fin, antes de su boda, llegó el momento de conocernos físicamente. Toda nuestra comunicación fue a distancia, pero eso no hizo que las cosas fueran frías.Aparque el coche y caminé hasta las escaleras que me llevaron de cabeza a la plaza mayor del pueblo de Pals. Era verano, el sol de media tarde y la buena temperatura invitaban a tomarse algo fresquito en una terraza. Los reconocí al momento y en nada ya estábamos hablando de todos los detalles de su boda. Desprendían ilusión, emoción y mucha inocencia. Como un niño pequeño que sabe que el Sábado va a ir al parque de atracciones. Y se pasa toda la semana con los nervios y las ganas encima mientras espera.Buscaban algo natural para sus fotos. Lo tuve presente des de el primer día que hablamos, pero por si acaso tenia alguna duda, me lo dejaron muy claro nada más empezar el reportaje: ni la distancia, ni habernos conocido a través de una pantalla, ni nada. En un abrir y cerrar de ojos me encontré con una pareja enamorada y relajada. Dispuesta a abrirse y romper el hielo con la cámara de fotos.Paseamos, dimos una vuelta, hablamos bastante y también encontramos momentos para hacer algunas fotos. Y en cierto modo, al terminar el reportaje sentí que ya formaba parte de su historia. Puede sonar raro, pero es lo que pasa cuando todo sale de manera fluida. Y quizás esta sea la magia de ser un fotógrafo de bodas, no?

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Artículos relacionados